IDEALIZAMOS NUESTRA VIDA Y LA DE LOS DEMÁS

Por | Historietas bajo Paraguas Deja un Comentario
ANTONIO
Cuando tenemos aspiraciones y propósitos idealizamos nuestra vida, el fin de semana de fiesta que se aproxima, nuestra casa cuando vivamos solos, nuestra boda, la familia que queremos formar, nuestras anheladas vacaciones, el coche de nuestros sueños, nuestro trabajo ideal, nuestros días van pasando pensando e idealizando nuestro futuro...pero pasa que a veces, cuando llega el momento, nada es como lo pensamos, ni las relaciones, ni nuestra boda, ni nuestro trabajo... ¿alguien nos engañó?, no, sólo idealizamos lo que queríamos, en vez de esperar que llegaran esos momentos para vivirlos. O puede que ocurra, como en muchos casos, que afortunadamente todo lo que esperábamos ocurre, para nuestra propia satisfacción.
Instagram, Facebook, Twitter o Pinterest, el uso de las redes sociales, los miles de blogs de diferentes temáticas y la necesidad constante de mostrar nuestras vidas en los medios son una realidad constante... y es muy curioso porque ¡todas las personas tienen una vida IDEAL! 
Y claro, comparada con la nuestra... por eso, si un perfil de Instagram determinado, un blog en concreto, un estilo diferente, nos atrae y nos gusta tanto que queremos parecernos, o seguir su línea, y no lo conseguimos, nos frustramos, y lo pasamos mal. Llegar a comparar a tu familia con una que has visto en un perfil puede pasarnos en cualquier momento, y querer que nuestro hijo se comporte, se vista o sea igual que el de la chica que tiene miles de seguidores en Instagram, también.
La idealización ha ido incrementándose exponencialmente hasta alcanzar límites inimaginables.
Hemos pasado de idealizar actores o famosos y gente más inalcanzable, a hacerlo a gente cercana. Para mí es más fácil seguir a una mamá de familia trabajadora y conciliadora que a una actriz de Hollywood.
Yo soy muy curiosa, me encanta aprender cosas nuevas e investigar sobre temas que me apasionan, la educación, las diferentes culturas, la creatividad, la fotografía, la familia... por lo que encuentro muy enriquecedor mirar determinados perfiles y leer algunos blogs que me encantan e inspiran y casi sin querer, interiorizo e idealizo muchas de las casas, vidas , lugares y personas que veo.
Pero como todo en esta vida, hay que poner límites y ser conscientes de nuestra vida, de lo que somos, de lo que tenemos. Muchas de las cosas que hemos imaginado que pasarían en nuestra vida pueden que no ocurran, y ahí empiezan los problemas. Tenemos que tener en cuenta que no eran más que imaginaciones, imaginaciones con aspiraciones muy altas que, si no conseguimos, NO PASA ABSOLUTAMENTE NADA, puesto que solo eran imaginaciones. (Vaya juego de palabras me ha salido).

Para mí, el problema surge cuando creemos que la idealización que hemos hecho es real, y si no se cumple pues nos sintamos mal e impotentes.
A diario hablo con gente que tienen este problema, muy semejante al mío, o aquel, el cual yo veo de lejos... sin embargo lo compartimos de formas diferentes con soluciones distintas... yo soy muy positiva, trato de buscar siempre soluciones a los problemas, hablando e interiorizando ideas, pero no siempre sale perfecto, al revés, me equivoco mil veces, pero vuelvo a intentarlo. Con mis hijos me ocurre igual, en mi día a día las cosas no salen bien siempre, creo que van a reaccionar de un modo, y lo hacen de otro, pienso que una actividad les va a divertir, y le aburren lo más grande... mi vida perfecta NO EXISTE.
Por deciros, a veces mi casa no está ordenada, hay juguetes hasta debajo de las sábanas, no encuentro las llaves del coche un día si y el otro también, mis hijos lloran y patalean, llevo los pelos como si me hubiera dado una descarga eléctrica... pero no pasa nada, forma parte de la vida ordinaria


Para mí, no existe la vida perfecta, sólo nos la creamos en nuestra cabeza. Que aburrido sería que todo saliera a pedir de boca, se cumplieran todos nuestros propósitos firmemente...
Soy de las que piensan que en la vida hay que LUCHAR, ARRIESGARSE y PERDER para finalmente GANAR. 


Vamos a quedarnos con nuestra vida, no idealicemos tanto la de los demás porque puede que sea incluso menos maravillosa que la nuestra, aunque esto último es difícil de conseguir, porque a veces lo hacemos sin querer, pero por lo menos, ¡vamos a intentarlo!




Se acerca Semana Santa y muchos os vais de vacaciones, yo estaré aquí la próxima semana con un post muy de cocina en familia...


¡Nos leemos pronto!


0 comentarios :

Publicar un comentario