EL CONEJITO QUE QUIERE DORMIRSE, relajarse para dormir. Breve análisis.

Por | Historietas bajo Paraguas Deja un Comentario

El post de hoy está dedicado a un libro, "El conejito que quiere dormirse", y a un autor, Carl-Johan Forssén Ehrlin, psicólogo sueco especializado en el estudio del comportamiento y autor de varios libros sobre liderazgo y desarrollo personal que, en su faceta de papá decidió escribir un libro para ayudar a que los niños se duerman. 

Ya ha sido todo un éxito en Suecia y ha sido traducido a siete idiomas (aunque tengo entendido que la traducción al español deja mucho que desear).

m.bebeymas.com

El libro muestra en sus 26 páginas ilustraciones y una sencilla historia escrita en segunda persona, aparentemente un libro infantil más.


Y digo aparentemente porque en realidad está escrito basándose en el uso de técnicas psicológicas, concretamente una técnica de relajación guiada en la que se dirige al niño hacia la relajación a través de palabras claves que repite varias veces a lo largo de la historia, "bostezo", "relajar", "conciliar el sueño"... hay partes específicas dónde se debe introducir el "nombre del niño" al lado del de Carlitos, de manera que el pequeño se siente aún más involucrado en la historia, - Carlitos y "el nombre del niño"-.

El protagonista es el conejito Carlitos, que quería quedarse dormido pero no podía conseguirlo. Debido a ello va con su madre a visitar al Tío Bostezo, quien le proporciona un polvo mágico del sueño y vuelve de regreso a casa bostezando hasta que mamá lo arropa en la cama y se queda dormido. En el camino de vuelta el Conejito se encuentra con personajes muy curiosos como el Caracol Durmiente o el Búho de Ojo Pesado los cuales le darán consejos para poder conciliar el sueño más rápido. Carlos finalmente cambiará su forma de pensar y se autoconvencerá de que él también puede dormirse fácilmente, como sus padres y hermanos.

¿QUÉ CONSIGUE QUE LOS NIÑOS SE DUERMAN?

Pues realmente lo que lo consigue es la forma de leerlo y los mensajes que transmite inconscientemente al niño. Mientras lo leemos  hay que bostezar varias veces (es sabido el efecto contagioso de los bostezos), hacer una lectura  muy lenta de la palabras que vienen señaladas en cursiva y dar énfasis a las que aparecen en negrita.
El autor recalca que es muy importante "leerlo desde el principio hasta el final, aunque creamos que el niño o la niña ya se ha quedado dormido". El pequeño debe estar acostado y aunque el libro tiene dibujos, es mejor que no los mire y se concentre en la voz que le está contando el cuento.
Internet

Podemos encontrarnos referencia en la prensa como:

"El conejito que quiere dormirse" , el cuento que hace furor entre los padres.
ABC.es

El conejito que ayuda a dormir a los más pequeños.
El Faro de Vigo

"El conejito que quiere dormirse" despierta a medio mundo.

El Mundo





Dormir es una de las necesidades fisiológicas básicas, es fundamental desarrollar la autonomía en los niños y que aprendan a satisfacer por sí mismos esa necesidad. Así conseguiremos que sean más seguros, desarrollen mayores competencias a todos los niveles y a la larga sean más felices. 
Utilizando la combinación de diversas técnicas de relajación conseguiremos que los niños se relajen, confíen en que ellos se pueden dormir y que cada vez tarden menos en conciliar el sueño. Realmente lo que se está utilizando en esta historia es el placebo, muy habitual en psicología, es decir, darles algo completamente inofensivo, como los polvos del sueño que le da el Tío Bostezo a Carlitos, para incrementar la confianza en sí mismo, y lograr de ésta forma conciliar el sueño más rápido. El efecto placebo es muy potente, tanto que se han descrito efectos en bebes de meses de edad.

Lo que sí es verdad es que no nos podemos olvidar del efecto del entrenamiento; al final del libro el conejo Carlitos es capaz de quedarse dormido cuando él quiere, y está convencido que cada día que pase tardará menos en quedarse dormido. Normalmente, cuanto más se practiquen (entrenen) las técnicas de relajación, más rápidas y efectivas serán.
Pero sobretodo lo más importante de esto es que los niños aprendan a dormirse por ellos mismos y no necesiten la presencia de un adulto.

childrensillustrator.com

 Particularmente he de decir que mediante técnicas de rutina, patrones de comportamiento similares en cuanto a actividades y horarios, he conseguido que Antonio duerma, y duerma sin llorar. Este tema puede causar controversia, estoy preparando un post referente al sueño de los bebés, con los principales problemas que nos encontramos, problemas que a veces nosotros , los adultos, causamos inconscientemente. 

Este libro no lo tengo, no lo he probado, lo que sé lo he leído en informes y noticias. Las técnicas empleadas son buenas, está realizado por profesionales y comprobado por familias normales, como puede ser cualquiera de nosotros. Lo que sí es importante recalcar es que si estáis pensando en comprarlo tenéis que tener en cuenta que no es la historia en sí lo que hace que el niño se duerma, sino la forma de leer esa historia. Como dije anteriormente, si no cumplimos las pautas de lectura del autor, énfasis en unas palabras, lectura muy lenta de otras, introducir el nombre del niños, bostezar varias veces... no será efectivo, será, un cuento infantil más. El papel de la persona que lee  al niño es relevante.

Actualmente no se vende en librerías, sólo en Amazon.

Existen muchas técnicas, libros, métodos... para lograr que el niño llegue a dormirse sólo, ésta es una nueva forma. Todas son válidas, hechas por profesionales, todo depende de los padres o las personas que la vayan a aplicar, es muy subjetivo, y para nada cuestionable. Por ello he querido dedicar la entrada de hoy a esta nueva técnica basada en principios psicológicos y pedagógicos.

Si os ha gustado el post espero vuestros likes y comentarios.

Es viernes,
¡Feliz fin de semana!

0 comentarios :

Publicar un comentario