COMIDA Y EMBARAZO: LO QUE HAY QUE SABER.

Por | Historietas bajo Paraguas Deja un Comentario
¿Qué deberías comer para ayudar a concebir? 
¿Qué nutrientes necesitas durante el embarazo? 
¿Cómo cambiará tu cuerpo?

El modo en el que nos alimentamos siempre es muy importante pero si quieres ser mamá y estás preparándote para ello, empieza por cuidarte y alimentarte bien antes de quedarte embarazada. Tu cuerpo, tu salud y la de tu pequeño/a te lo agradecerá.
A continuación os escribo algunos consejos nutricionales a tener en cuenta a la hora de alimentarnos, son meramente informativos, y por supuesto siempre tenéis que consultar para todo a vuestro médico especialista.
mamá1
Particularmente he de deciros que las dos veces que he estado embarazada siempre he tenido muy en cuenta lo que aquí os indico, y no sólo antes, sino durante todo el embarazo.

En otra ocasión os hablaré del control de la necesidad puntual de azúcar y dulces en el embarazo, los llamados "antojos" y los apegos a los alimentos.

 Vamos con las recomendaciones, os las explico a continuación.


Recomendaciones nutricionales antes del embarazo

mamá
La vitamina B12 es muy importante. Una deficiencia de ella se ha relacionado con defectos de nacimiento y se encuentra principalmente en alimentos de origen animal. Las mujeres veganas y vegetarianas corren más riesgo y podrían considerar un multivitamínico durante el embarazo para asegurarse de que reciben los 2.4 microgramos recomendados por día

El ácido fólico es crucial, esta vitamina B protege contra defectos congénitos del tubo neural como la espina bífida. El tubo neural de su bebé se forma de tres a cuatro semanas después de la concepción, antes de que muchas mujeres se den cuenta de que están embarazadas, por lo tanto, pruébelas tomando un suplemento de 400 microgramos.

Recuerde que las fuentes de proteína que no son carne también son importantes. Mezcle su carne con proteínas vegetales o lácteas como tofu, soja o guisantes y nueces.

Listeria monocytogenes, así se llama la dañina bacteria que se encuentra en productos lácteos no pasteurizados, quesos blandos y carnes listas para consumir, y es la razón por la que se le aconseja que renuncie a los quesos crudos, el sushi y otros favoritos  antes del embarazo. Durante el embarazo, se es más propenso a la enfermedad relacionada con la listeria y el riesgo no vale la pena.

Los expertos recomiendan precaución con la cafeína cuando intentan concebir (que incluye té, bebidas gaseosas y chocolate), aunque la evidencia no es concluyente en cuanto a qué tan perjudicial puede ser la cafeína, tiene sentido ser prudente si está tratando de quedar embarazada. Sería conveniente ir reduciendo la cantidad de cafeína poco a poco, ya que si la quitamos radical puede provocarnos dolor de cabeza, lo mejor es ir cambiando gradualmente a descafeinado.

Respecto al alcohol, estrictamente hablando, no tomarlo probablemente debería ser su objetivo, así que opte por un cóctel sin alcohol si puede. Es improbable que el vaso de vino ocasional anule sus posibilidades, pero tampoco nos va a beneficiar. El momento crítico para la concepción es entre la ovulación y la menstruación, por lo que si desea tomar una bebida ocasionalmente, entonces el día seguro (cuando probablemente más lo desee) es el primer día de su período.

Los hidratos de carbono ( pan blanco, el arroz blanco y la pasta) aportan poco a su cuerpo porque el proceso de refinación los despoja de nutrientes clave. Una dieta para el embarazo debe estar llena de nutrientes, por lo que podemos cambiar de granos enteros a integrales.
granos


La menstruación agota las reservas de hierro de las mujeres mensualmente, pero el embarazo presenta sus propios desafíos en los depósitos de hierro a medida que aumenta el volumen de tu sangre y tu bebé se ayuda a sí mismo con tus suministros. Abastécete ahora para evitar la anemia posparto. La carne roja es una de las mejores fuentes; las aves de corral y el pescado también son buenos, al igual que los vegetales de hoja verde oscuro como las espinacas. Si sigues una dieta vegana o vegetariana, quizás quieras hablar con un profesional de la salud o un médico acerca de un suplemento de hierro. Optar por alimentos fortificados ( los productos así denominados son aquellos que han sido modificados en su composición original mediante la adición de nutrientes esenciales a fin de satisfacer las necesidades particulares de la alimentación de determinados grupos de la población) puede ser útil.

Mientras que algunos pescados se consumen mejor moderadamente debido a las preocupaciones sobre los niveles altos de mercurio (atún y pez espada, por ejemplo), la mayoría del pescado son fabulosos. Los ácidos grasos omega-3 tienen muchos beneficios durante el embarazo, incluyendo la reducción del riesgo de parto prematuro y preeclampsia, al mismo tiempo que le proporciona los beneficios regulares que no son del embarazo, como aliviar la depresión. Coma salmón, sardinas o arenque un par de veces a la semana.

frutas y verduras
No solo comas verduras verdes,  ¡come rojas y amarillas también! las frutas y verduras de colores brillantes están repletas de antioxidantes y vitaminas. Mezcle un batido o prepare fruta cortada para picar, es fácil comer ¡¡sano y rico!!

Bueno chicas, espero que os sirva la lectura de hoy, es un tema que me encanta, y que considero muy importante. A cuidaros y a ser feliz, esto es algo que se disfruta desde el primer momento.


¡Es lunes!, espero que estén teniendo un feliz comienzo de semana.

¡Nos leemos pronto!

0 comentarios :

Publicar un comentario